El comisario, jefe y tenientes políticos cierran los locales.

En Azogues varios locales intentaron retomar sus actividades a partir del pasado lunes 4 de mayo, ante el inicio de la etapa de distanciamiento social, sin embargo, aquellos que no estaban autorizados a laborar fueron cerrados por la Policía y autoridades de control, pues la ciudad sigue con semáforo en color rojo.

Luis Sarmiento, comisario Nacional de Policía del cantón, informó que entre el lunes y martes se cerraron alrededor de 25 locales. “Al no ser una competencia exclusivamente nuestra, se les ha pedido de manera voluntaria a los propietarios que cierren, por ejemplo, lavanderías, floristerías, ferreterías, locales de celulares, joyerías; también, las peluquerías que tienen un contacto directo con la ciudadanía y corren un riesgo sanitario mucho mayor”, dijo.

Precisó que los establecimientos podrían trabajar con servicio a domicilio o con un número de contacto para que los clientes se comuniquen y de esta manera trasladar sus productos con las empresas delivery, o indicarles la hora en la cual van a entregar para que los ciudadanos pasen retirando, pero “no es posible que tengan las puertas abiertas al público”.

Por el momento el COE Nacional autorizó aperturar las papelerías y librerías siempre y cuando sea la venta a domicilio o para llevar, además manteniendo las medidas sanitarias como es el distanciamiento de los dos metros, el uso de mascarillas y guantes. Esto se replica en tiendas y abacerías que abastecen con alimentos de primera necesidad, al igual que los supermercados como La Bodega, Akí y Tía.