Control policial ubicado en el centro de la ciudad.

Un oficial, cinco policías y un motorizado permanecen en cada uno de los nueve puntos que están ubicados en lugares estratégicos y de mayor afluencia en el centro de la ciudad. Los uniformados controlan el distanciamiento preventivo a los ingresos de supermercados, tiendas de víveres, bancos y cooperativas, donde las personas deben ubicarse en los círculos pintados a cada dos metros en las aceras. También, vigilan que se cumpla la restricción vehicular, pues todavía la gente no hace conciencia y sale a circular en sus motocicletas o vehículos el día que no les corresponde según el dígito de placa, razón por la cual los automotores siguen siendo retenidos, informó Luis Guayasamín, jefe de Tránsito del Cañar. Afirmó que la carga vehicular es alta pese a que circulan con el dígito permitido y las personas autorizadas de sectores estratégicos, como alimentación, seguridad e instituciones financieras.