Desde el miércoles 24 de junio regresaron a sus puestos de venta de comida, frutas y verdura, los comerciantes que tienen sus espacios dentro del mercado municipal de Biblián, quienes no tuvieron clientes durante estos tres días.

Según la disposición del Comité de Operaciones Emergentes de Biblián, el mercado funcionará de lunes a sábado. La venta de comida por el momento se cocina sólo para llevar. En el lugar no hay mesas ni sillas para quienes visiten el lugar.

Cornelio Salamea, presidente de la Comisión de Servicios del Concejo Cantonal, dio a conocer que los cambios serán paulatinos y que únicamente permitirán que los visitantes se sienten a servirse alimentos cuando los comerciantes cumplan con todos los protocolos de bioseguridad.

Los comerciantes dieron a conocer que el miércoles tuvieron un cliente, el jueves dos clientes pero no hay a quién más vender. Dicen estar de acuerdo con las medidas de bioseguridad pero también buscan que les apoyen las autoridades para poder trabajar. Similar situación de bajas en el nivel de ventas ocurre con las frutas y hortalizas, quienes aducen que si no comercializan los productos se dañan, por ello piden más promoción de este centro de negocio. (I)(AF)