Hernán Crespo.

“De algún modo el pasar de fase roja a amarilla como que engañó a muchos ciudadanos, en el hecho de pensar que se les daba un cheque en blanco para volver a realizar lo que hacían antes e infringir la ley de manera reiterativa”, dijo Hernán Crespo, gobernador del Cañar.

De esta forma, la autoridad expresó su preocupación por el rebrote de hechos delictivos en el cantón La Troncal, donde en un mes hubo tres asesinatos; mientras que en otros cantones empezaron a aparecer de nuevo la ocupación ilegal del espacio público, presencia de libadores, riñas, fiestas familiares y clandestinas.

“Eso está llevando a tener consecuencias mayores e incluso que el aparecimiento de nuevos casos de Covid-19 tengan relación directa con ese tipo de actividad”, sostuvo Crespo.

Como ejemplo mencionó que en un sitio el festejo familiar del día de la madre significó como 15 contagios y un cerco epidemiológico de 200 personas; también, en los últimos días, con las persianas cerradas en un establecimiento de diversión pública se realizó una fiesta entre amigos, con libación, uno de ellos estuvo contagiados y afectó a los demás.

Para contrarrestar ese tipo de irregularidades las autoridades de control intensificarán los operativos, sobre todo en los establecimientos de expendio de alcohol, en busca de cuidar del bienestar ciudadano y el orden público. (JM) (I)