Moradores del barrio Balcón del Valle, ubicado en la parroquia Borrero, piden a las autoridades municipales apoyar con el asfalto de la calle Delfín Orellana Cisneros, que se encuentra en estado deplorable.

 Esta calle es de tierra, tiene una pendiente pronunciada, y sus daños se profundizaron por la torrencial lluvia registrada el fin de año, que provocó la formación de grandes grietas en medio de la calzada y acarreó gran cantidad de material pétreo. Esto dificulta el acceso de vehículos y de las personas, según se pudo constatar en un recorrido realizado por la zona.

 José Antonio Carrillo, morador del barrio, señaló que “ya se ven las tapas del alcantarillado, autos bajos por aquí no pueden transitar y nosotros tenemos que ocupar terrenos de los vecinos, haciendo como carretera para poder movilizarnos”.

 Otra vecina del lugar, Eulalia Matovelle, manifestó que tampoco pueden transitar a pie porque es peligroso, hay demasiados huecos donde pueden caerse y fracturarse, ya sea una pierna o un brazo. Ella comentó que en octubre pasado se acercó a dialogar con el alcalde, quien envió un técnico para hacer la inspección, mismo que les habría ofrecido hacer constar el arreglo de la calle en el presupuesto de este año, pero todavía no tiene ningún resultado.

“Aquí cuando llueve es un caos, todo se convierte en un río que baja moviendo la basura, tierra y lastre, afectando el acceso a nuestras viviendas; y, cuando hace sol es insoportable el polvo, que afecta a nuestra salud”, subrayó Edwin Vázquez.

 El ciudadano pidió a las autoridades que les ayuden con el asfalto, como ya se hizo en otros sectores ubicados en la zona alta, porque en su barrio también existe un cementerio y las personas que llegan de otros lugares se sorprenden al ver el mal estado de la calle, que se encuentra en una parroquia urbana y a pocos minutos de la ciudad.